top of page
  • Foto del escritorMaritza Villegas

101 años de María Lorenza: una de las primeras maestras náhuatl de la Huasteca sur






Miércoles 08 de marzo de 2023.-

El 12 de diciembre de 1922 nació en Xoquitipa, Tamazunchale, la maestra María Lorenza Patricio Catarino, quien ha dejado un legado de enseñanza a un sin número de generaciones de niños náhuatl, ubicados en la sierra de la Huasteca sur. Además, fue una de las primeras mujeres rurales impulsora de la producción de café en la Huasteca.


María Lorenza, hija de Nicolás Patricio y María Marcelina Catarina, indígenas náhuatl radicados en La Cuchilla, quienes huyeron a Xoquitipa cuando los revolucionarios asolaban esa región. Realizó sus estudios en una escuela de la localidad. Durante su infancia ayudaba a sus padres a la elaboración de jabón y producción de hojas de tabaco, que comercializaban navegando por el río Moctezuma hasta el puerto de Tampico, Tamaulipas.


Cuando era adolescente, a los 14 años de edad, sus padres pactaron su casamiento con un hombre mayor, el agricultor Narciso Blas, quien tenía 32 años de edad. Aunque no estuvo de acuerdo, aceptó el matrimonio y procreó cuatro hijos: Patricio, Anastacio, Francisco y Anacleto.


La joven Patricio Catarino se dedicó en ese momento a la crianza de sus hijos, pero también junto a su esposo a la siembra de café y otros productos. Todo parecía sonreírle. Sin embargo, cuando tenía 26 años la vida le cambió, su marido, y sus suegros fallecieron al mismo tiempo, por una enfermedad de influenza que azotaba la región.


Recordemos que en los años 50', no había un sistema de salud eficiente en México que les permitiera la salud inmediata a las familias.


Destrozada por la muerte de su cónyuge y sus familiares, sin dinero y con cuatro hijos, tuvo que reponerse para sacar a su familia adelante. No había tiempo para la tristeza. Se introdujo al comercio, vendía enchiladas, granos de café y tabaco, junto a todo lo que producía en su milpa, que llevaba a diversos puntos de la región.


Con la responsabilidad a cuestas, María Lorenza siguió su vida, trabajando y cuidando a su familia, otorgó estudios a sus hijos. Destacó uno de ellos, Patricio, quien se convirtió en el primer maestro rural en Xoquitipa, de la Secretaría de la Educación Pública.


La oportunidad llamó a su puerta cuando tenía 48 años de edad. Una comadre, con quien tenía una amistad de años, le pidió acompañarla al municipio de Matlapa, para realizar un examen como profesora, para un albergue indígena. Una vez ahí, le ofrecieron efectuará también la prueba, en la que se exigía ser hablante náhuatl. Los resultados fueron favorables, y le otorgaron un contrato como maestra bilingue, para un internado indígena en Tezonquliyo, Matlapa.


Ya como maestra rural, puso en práctica todos sus conocimientos, enseñó a leer y escribir en náhuatl, e instruyó a los niños en la siembra del café. Tenía a su cargo también el cuidado de los menores, los capacitaba en su higiene personal y el respeto a sus semejantes.


En 1990, la Secretaría de Educación la jubiló, debido a que no alcanzó pensión, pero para ella fue un orgullo ser una mujer que la llevó a ser una maestra indígena, la primera de su comunidad.


Las familias le tienen un gran respeto por sus conocimientos, siempre promovió la no violencia hacia las mujeres y el reforzamiento de los valores. Su palabra escuchada por todos sigue siendo ejemplo para las nuevas generaciones.


Actualmente, María Lorenza con 101 años de edad, disfruta de su jubilación acompañada de sus hijos y nietos.

341 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page