• Maritza Villegas

El lado oscuro del azúcar: niños jornaleros de la Huasteca






En los campos de la Huasteca Potosina aún siguen utilizando como mano de obra barata a menores de edad en el corte de caña. ¿Dónde están los derechos de los niños?


En Aquismón, una de las localidades más pobres del Estado, donde la mayor parte de su población es indígena, muchos niños participan en el corte de caña junto a sus padres, son menores de entre nueve a 17 años de edad, que han dejado de lado sus juegos infantiles, para tomar un machete y convertirse en jornaleros. Algunos son tan pequeños que es más grande el machete que su cuerpo.


Su rostro inocente, se enfrenta a la realidad que hay en su entorno, trabajar para alimentarse, los riesgos de esta labor son muchos desde una quemadura, una mordedura de víbora hasta la herida por el filo del arma que utilizan para el corte de la gramínea.


Tiznados sonríen a su desventura, al paso de muchos turistas que van a Tanchachín ó a cualquiera de los parajes de la región, que asombrados los ven en ese contrate de riqueza de la naturaleza con la pobreza en la que viven. Mientras algunos disfrutan ellos siguen su camino al corte.


Algunas familias han normalizado la compañía de sus hijos al corte, para ganar un peso más, y aceptado por quienes son los responsables del campo "los cuadrilleros" y todos aquellos que deben tener el deber de supervisar, pero lo hacen desde sus escritorios al no verificar la realidad en el campo.


Respetemos los derechos de los niños a vivir en un entorno seguro, con igualdad, que tengan oportunidades de desarrollo y a una vida digna.




11 visualizaciones0 comentarios