top of page
  • Foto del escritorMaritza Villegas

La vida de la Maestra Marlene Martínez Pérez






Martes 05 de septiembre de 2023.-


Por: Crescencio Martínez Candelario, cronista de Ciudad Valles


El 5 de septiembre, se estableció en honor de Bartolina Sisa Vargas, quien fue comandante del ejército aimara que se opuso a la conquista de los españoles en Bolivia, fue ejecutada en la Paz el 5 de septiembre de 1782.

Cada 5 de septiembre se extienden muestras de gratitud a cada mujer indígena, porque enseñan y protegen las costumbres ancestrales para preservar y cuidar de la madre tierra y la vida.

En las comunidades indígenas, se lucha para recuperar prácticas y tradiciones que las favorezca y dignifique.

Tener un proyecto de vida, basado en la educación, es el medio para mejorar sus condiciones de vida.

Hoy en día, la educación ha cambiado el rol de la mujer indígena, principalmente cuando va teniendo logros académicos.

Sin embargo, para llegar a ser un profesionista, se necesita dedicación y esfuerzo, tal y como señaló la maestra Marlene Martínez Pérez, originaria de Ojo de Agua, municipio de Ciudad Valles, S.L.P.

Con añoranza recordó que sus abuelos le heredaron sus tradiciones, sus costumbres y sus creencias.

Su niñez la vivió entre los potreros, las parcelas y las milpas, en donde buscaba con su familia el sustento diario.

Su vida de estudiante, fue muy difícil, su familia sólo quería que estudiara hasta la secundaria, porque decían que por ser mujer pronto se casaría, además no contaban con los recursos económicos para que siguiera estudiando.

Esto no la desanimó, al contrario, asumió el reto de terminar una carrera profesional, el dinero escaseaba, pero no el impulso de demostrar que las limitantes económicas, no serían obstáculo para rendirse.

Recordó que al inscribirse en la preparatoria, las necesidades aumentaron, entre uniformes, pasajes, colegiaturas y útiles escolares.

Por las tardes se adentraba a la sierra en busca de nopales, verdolagas y limones agrios, que vendía después de salir de la escuela en el mercado de Ciudad Valles.

En ocasiones no vendía, pero jamás se dio por vencida, siempre encontraba que vender, sobre todo frutas de temporada; ciruelas, mangos, naranjas, mandarinas.

Fue así como logró terminar la Preparatoria, tomando la decisión de trasladarse a Tamazunchale, para inscribirse en la Escuela Normal de la Huasteca Potosina (ENOHUAPO), donde logró titularse de maestra.

Su labor docente la inició en El Naranjo, después en Aquismón y finalmente en Valles, en el ejido que la vio crecer: Ojo de Agua.

Finalmente comentó con mucho orgullo, hoy estoy aquí en mi comunidad que me enseñó, la que me formó, ahora me toca regresarle un poco de lo mucho que me dio, porque aquí están mis raíces que me hicieron fuerte como mujer, como madre y ahora como maestra.

Las limitantes no existen, cuando tienes un proyecto de vida, la perseverancia será el medio que te permitirá triunfar en esta vida a pesar de las adversidades.


0 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page